¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

domingo, 18 de junio de 2017

domingo, 11 de junio de 2017

LA VIDA NO ES UNA PELICULA ( EN MEMORIA A IGNACIO ECHEVARRÍA)


En las peliculas el bueno, el héroe, el de los valores y la fuerza, el que se la juega por otros , siempre gana , y todo se supone que va a ir ya bien, y ahí termina la película. Por eso a todos nos gustan las películas de héroes y a todos en la infancia nos gustaba jugar a serlo. Pero la vida no es una pelicula y nuestro " bueno" , nuestro " héroe " , no llevaba capa, ni antifaz, ni tenía superpoderes. No habia sido entrenado tampoco en ninguna agencia ni organismo secreto, y no tenia consigo ningun arma especial camuflada. Tampoco puso atención en si alguien mas le seguía, le cubría o le apoyaba . Nuestro bueno, nuestro héroe era un chico aparentemente normal, que habia cursado sus estudios, que trabajaba ( tambien estuvo en el paro como tantos esperando con ansiedad y preocupación el trabajo), que hacía deporte cuando podía , que tenia sus amigos , sus planes e ilusiones de futuro. Un chico aparentemente normal que cuando presenció como intentaban acuchillar a una mujer detuvo su bicicleta ( en ella tenía más facil que nadie huir deprisa ) , se apeó y se lanzó con su monopatin contra el atacante. Cuando al asesino se unieron los otros dos tampoco retrocedio y continuó luchando armado con su monopatin contra los tres al mismo tiempo, hasta que una puñalada por la espalda ( como no podía ser menos viniendo de una rata) lo tiró al suelo. Durante estos largos minutos montones de personas pudieron seguir corriendo y ponerse a refugio de las cuchilladas . Alli murió nuestro héroe, nuestro bueno, salvando la vida de otros muchos seres humanos. Así no terminan las peliculas de héroes , pero esto no es una película, es la vida, y el escenario es el mundo. Las peliculas nos enseñan que el bueno, el héroe , siempre gana. Ignacio Echeverria nos ha enseñado que en la vida y en el mundo ( que no tienen " The end" ) gana quien teniendo como él: PRINCIPIOS, INTEGRIDAD, COHERENCIA Y VALOR EN MAYUSCULAS , es capaz de recordarnos qué debe ser un ser humano y a qué debemos aspirar en nuestra ética y conducta si queremos tener un mundo digno. Yo , por Ignacio, estaré de luto publicamente lo que queda de mes , y en lo privado eternamente. Se une a mi dolor la luz y la esperanza que nos ha dejado. En esa luz y esa esperanza seguiremos el camino, porque esto no es una película, la vida no acaba . Gracias Ignacio.