¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

sábado, 25 de enero de 2014

                             





Hay sabor a naranjas en mi garganta
y fresas en mi lengua
por mis manos chorrea un tiempo
en el que seré lo que tu quieras
Tuve “un antes de conocerte”
nn que el mundo giraba lento
mi piel no te conocía
y mi entraña no sentía deseos de ti
Recuerdo que usaba
en las noches camisones de hilo
y soñaba con mi príncipe azul
Todas mis palabras las bendecía
con agua bendita
y mis pensamientos eran libres de pecado
Pero llegaste….
y tu voz fue un torrente de incitaciones
para mis oídos
Me comía una a una tus palabras
y mi corazón las bebía, empapándose el alma
como esponja con tus versos
En este tiempo en que mis sentimientos
dejaste macerando
he quitado los espejos de mi casa
para no ver reflejada tu imagen
y voy besando los silencios
En el desván he guardado tus caricias
esperando que les des permiso
para salir con fuerza abrazándote
como solo tu y yo hemos experimentado,
se que un día les darás libertad
a todos tus sentimientos encarcelados
y el telar que está oxidado
volverá a trabajar día a día el rizado encaje
del amor
 
 
 
 
Stella
 
 
Derechos de autor reservados
Del poemario A Piel Descubierta

4 comentarios:

Arruillo dijo...

Un lindo poema de amor, Stella, que de va deslizando verso a verso por los entresijos de lo cotidiano para hacerse grande.
Un abrazo

Francisco Espada dijo...

¡Oh, el amor, cuántos quebrantos entre las obleas azucaradas y melosas!
Felicidades.

nelma ladeira dijo...

Lindo poema,adorei conhecer seu blog.
Bom dia,beijinhos.

JOSE GOMEZ ABELLAN dijo...

Muy bonito el poema Stella, me gustó leerte guapa...Mis besos para ti...