¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

miércoles, 5 de marzo de 2014

ANTE TODO MUJER















            A las mujeres que trabajan:
            con disminuidos psíquicos

Ante todo mujer...
mujer trabajadora:
esposa, madre o hija;
día a día, hora a hora,
laborando la vida.

Hay trabajos livianos,
trabajos que no implican...
basta seguir el rumbo
que marca la rutina.

Mas, sin embargo en otros,
las fuerzas necesitas:
la fuerza del espíritu,
el alma y la sonrisa.

Se trata de sacar
agua de un pozo seco;
un suspiro de luz
que abra el entendimiento;

de restañar heridas
y enseñarles caminos,
no dejarlos al yugo
que les fijó el destino.

Haz que en su oscuridad
siempre brille una estrella,
que puedan caminar
como otro ser cualquiera.

Quítales las espinas
que la vida les dio,
sé maestra y amiga,
haz de la ortiga: flor.

Regálales ternura,
regálales cariño,
que ellos, al fin y al cabo,
tienen mentes de niño.

Ya sé que estás cansada,
que tu trabajo es duro;
que es darse de cabeza
contra distintos muros.

Total abnegación
requiere tu quehacer,
dejas en el empeño
jirones de alma y piel.

No te des por vencida,
¡sigue siempre adelante!;
tu salario será
el que tú misma marques:

que no hay oro en el mundo
para poder pagarte
tanta dedicación,
a seres especiales.

En  el deber cumplido
tendrás tu recompensa,
te darán mil por uno
a cambio de tu entrega,

no hay mayor alegría
que las cosas pequeñas:
un beso... una palabra
o una mirada tierna.

Ya sé que estás cansada...
¡pero sigue adelante!
haciéndoles la senda
algo más agradable….

....Puede que sus sonrisas
sirvan para alentarte.

 ©Carmen Aguirre

4 comentarios:

Ángeles dijo...

¡Ole tu tronío, por este precioso homenaje!

Ángeles

Omar enletrasarte dijo...

dignísimos versos!!
saludos

Chelo dijo...

Bien!!! Todos hablamos del "Dia de la Mujer" y olvidamos que es el "Dia de la mujer trabajadora ".
Preciso tu homenaje. Un abrazo.

Carmen Aguirre dijo...

Gracias, mi Ángeles. Todas se merecen este homenaje. Muackkkkk