¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

lunes, 15 de agosto de 2016

CAE

Caía una lágrima sutil como la mañana.
Caía. Como las rosas en agosto.
Una sangría en la memoria.
Caía una aurora como el atardecer de un suspiro.
No pude darme cuenta. Se secaban los pétalos
de mis días,
fulminante me asolaba un huracán
entre las huellas del tiempo.
Caía el espejismo. Simplemente se difuminaba
en un rostro,
aquel que intensamente alborotaba mis labios
donde mi deseo se escondía.
No fui capaz de articular una locura en medio de esa
llama. Mis manos abrían el surco de mis huesos...
Caía lánguido. No pude agarrar el nombre,
la palabra se descomponía a la voz de un fonema.
Cae, solo caía, agarraba las manos para no caer.
Agarraba la estrechez del amor para no volar.
Agarraba la caída en el cristal de la mampara de mi
regazo.
Solo caía... despacio, levemente, tenue,
una pluma sin viento,
un sesgo sin orillas.
Es cierto.
Caía
CAE.
(Poemario EGO AMARE, 2015)