¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

lunes, 17 de diciembre de 2012

LA NOCHE VIEJA DE LA LUNA NEGRA

           
                                   
 
                                       Al cuerno de Africa;
                                       donde morir o matar de hambre
                                       es un terrorismo que no penalizan las leyes
             
                                       De vacaciones fue la luna blanca
                                       al país soñado de la noche buena;
                                       llevaba entre su agenda visitar Palestina,
                                       alumbrar un portal y hacerle unas ofrendas
                                       como es costumbre en cada nacimiento.

                                        La luna negra se quedó esperando
                                        en los portales de su noche vieja .
                                        Ninguna estrella le mostró el camino
                                        a los bancos de oriente y sus riquezas;
                                        ni un sólo mazapán calmó su hambre,
                                        ni un sólo cantarillo de miel y de agua fresca
                                        mató su sed de paz y de justicia ...
                                        Allí mueren de hambrunas y abandono;
                                        -nunca de indigestión  o de empachera-
           
                                         La luna blanca está llena y redonda;
                                         la luna negra mengua a la intemperie
                                         de las noches más crudas y violentas.
                                         Su navidad no es más que un espejismo,
                                         un ancho mar de espinas y fronteras
                                         donde naufragan sueños y esperanzas,
                                         deseos de igualdad que nunca llegan.

                                          No estoy de humor para cantarle a nadie
                                          ni emborracharme con la indiferencia;
                                          no estoy de humor para tirar cohetes
                                          o escuchar las liturgias que predican "paciencia"...
                                          Es honda indignación lo que yo siento,
                                          es frustración y hasta vergüenza ajena.

                                          ¡Callad, pastores, flautas y guitarras,
                                           callad vuestras zambombas y vuestras panderetas...,
                                           La luna negra sigue agonizando
                                           en el cuarto creciente de su pena.

                                                   
                                           Benito Gallardo Martín

           

5 comentarios:

© Amaya dijo...

Comparto tu infeliz Navidad, infeliz si se tiene conciencia y se sabe mirar más allá de las luces, del feroz consumismo, ciego ante las más esenciales necesidades, que no precisan de caridad, si no de justicia. Tu poema es un grito tan desgarrado como puro y bello en su dolor. Gracias por escribir tu indignación, por usar tus armas de poeta para desenmascarar un presente que da verguenza. Besos

António Eduardo Lico dijo...

Bella poesia.

Mª Antonia dijo...

Un poema muy emotivo y profundo, cargado de cruda realidad. Comparto todo lo que dicen tus versos.
Un abrazo

puri teruel robledillo dijo...

Hermoso poema, y hermosas imágenes las que nos ofreces Benito.

Un fuerte abrazo

BENITO GALLARDO MARTIN dijo...


Gracias, amigos, por el incentivo de vuestros comentarios. Abrazos.