¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

martes, 8 de enero de 2013

EL PÁLPITO DEL PENSAMIENTO INSOMNE


Ansiedad de las horas que parecen
Ciclópeas cuando el tren sigue en marcha
Hacia un destino incierto
Cuyo andén reconoces
Sumido en el misterio
De una ciudad sin nombre.

Pero, ¿quién puede detener el pálpito
Del pensamiento insomne?

Te gustaría poder nombrar las calles
De esa ciudad a la que el tren te arrastra.
Y sin embargo sabes
Que como la ciudad
Los nombres de las calles
También son innombrables.

¡Ay, si pudiera detener el pálpito
Del pensamiento insomne!

¿Quién anda por las calles?:
Autómatas sin rostros,
Sombras que deambulan sin nombrarse
En la ciudad de la ansiedad del tiempo
De un tren que marcha hacia un destino
Tan cierto como incierto…

Y tú sigues sin poder detener
El pálpito del pensamiento insomne.

Insomnio que te atrapa… Y sobreviene
La ansiedad en la noche
Por un destino incierto
De una ciudad sin nombre
De calles innombrables
Y sombras que deambulan sin nombrarse.

4 comentarios:

© Amaya dijo...

A ese pálpito insomne, que nos caotiza y arrastra..nos debemos...Qué gran poema, maestro!!
Sigamos palpitando, insomnes, febriles, deliciosa y cuerdamente locos

Azpeitia Aleph dijo...

La difícil sencillez de tu poema, de tus palabras accesibles, llanas sin parapetos sin laberintos que van directas al corazón de quien te lee, consigues que quien te lee ame la poesía....un abrazo desde azpeitia

Carmen Aguirre dijo...

Un estupendo poema, que nos atrapa al leerlo y sobre todo al sentirlo.
Un abrazo desde Málaga.

Antonio Capilla dijo...

Gracias, amigos. Debido a problemas con mi ordenador no he podido responderos antes. Abrazos.