¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

viernes, 19 de julio de 2013

Soy...

Soy un igual sin más,
sin menos,
sin multiplicar ni dividir.
Soy un igual equivalente al cero
Aspiro a ascender ,
es verdad,
a escalarme de mi misma,
a perderme de vista un rato
por la escotilla del cielo

 
Amaya Martín.

3 comentarios:

Miguel Alvarez Morales dijo...

¿Asciendes?
No
¿Desciendes?
¡Jamás!

¿Quién eres pues?
Quien va a ganar

Amaya preciso tu poema, precioso e inquietante por las dudas que, sutil, plantéas sobre el valor de las personas y el nuestro propio.

Creo que no debemos pretender ascender, no debemos intentar ser mejores o peores o simplemente otra cosa, creo que simplemente debemos ser nosotros, ganadores de nuestro propio destino.

Un besazo!

Francisco Espada dijo...

Cuando un poema me invita a releer, cuando una primera pasada no es suficiente para endulzar el paladar, es síntoma de su trascendencia e importancia lírica. Me alegra este descubrimiento. ¡Felicidades!

Carmen Aguirre dijo...

Tú eres tú, mi Amaya,
¡¡Única y verdadera!!!
Besos mi poeta