¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

sábado, 1 de octubre de 2011

OTRO CREDO



Creo en un solo Martillo, Instrumento inflexible,

Sanción contundente contra bestias impías,

Pena permanente para artífices de tormentos.

Creo en un solo pueblo, el Pueblo,

Hijo único del Padrastro castrador,

del Espécimen que domeña voluntades a placer.

El Pueblo es Poder de Gentes, Cordero inmolado por Avaricia,

ninguneado, no aceptado,

de naturaleza opuesta a la del Padre impostor,

a la del Fantasmón por quien todas las canalladas fueron continuas y cohonestadas;

Padre que en nuestro nombre enterró en vida las legítimas perspectivas,

y que con nuestros sufragios se hizo trajes de carnes despedazadas;

que por medio de colmillos ambarinos

trituró banderas, consignas y pancartas, y se hizo Caníbal contra Nosotros.

Por nuestra confianza permanece con pies de barro enfurecido;

y tendrá que hundirse bajo el peso irreversible

de los himnos de los convictos.

Y habrá de diluirse en el recuerdo acre

de la insurgencia sin tregua.

Creo en la Voz de Voces,

Forjadora de propósitos invulnerables;

Voz flameante originada en las médulas,

que recibe respuesta en reverberación maciza,

que grita hablando en sigiloso estrépito por Todos y para Todos,

en Honor de Todos.

Creo en la Grandeza que escolta al Amor Propio.

Dignidad colectiva, baño de Masas en su mismo Empíreo.

Confieso que aborrezco los Imperios,

que viven para anémica satisfacción de pusilánimes acorazados.

Espero la Equidad distribuida con tino

En cada Hogar de nuestra Tierra;

y espero la consagración de la Locura

como fuente eficaz de Homenajes en progresión.

Sea así.


VERSIÓN EN AUDIO DE ESTE POEMA EN
http://entresostenidosybemoles.blogspot.com/2011/05/otro-credo-sobre-horizonte.html

6 comentarios:

Ananda Nilayán dijo...

También le aborrezco. Pero me temo que sus pies no son de barro.
Este poema tiene sabor de profecía lanzada con furia.

Abrazos

MA dijo...

Hermosos y profundos versos.

Un canto del pueblo llano, al credo de la vida.

Un abrazo fraternal de MA para ti.

Mª Antonia dijo...

Comparto su extraordinario y conmovedor credo, Rafael. Sencillamente me ha calado usted.

Un abrazo

Lola dijo...

Lo hago mio Rafael uffffffffffffff que pasada.......

RAFAEL ÁNGEL dijo...

Gracias por los comentarios. De eso se trata, de llegar a lo más profundo del alma.

Fraternales saludos.

stella dijo...

Me uno a tu creo, me han encantado tus versos
Un abrazo
Stella