¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

domingo, 2 de septiembre de 2012

EVENTO...

Tu imagen reverencio con frecuencia
me acuden los recuerdos sin prudencia
te busco en mis partes de guerra
y no encuentro nada que alivie mi espera…
.
Me rompo en mil pedazos cada tarde
cuando tu presencia viene solaz a alcanzarme
destilan mis horas esos versos
que no puedo con mis manos entregarte…
.
Veo como en mi ventana pasan
los soles, las lunas y las garzas
que regresan impávidas a sus charcas,
otrora fuentes de aguas claras…
.
Y pienso sí por fin será Primavera
estación de la flor y la nata
de todo lo que lleva aroma de amores
de todo lo que a este invierno le falta…
.
Recuerdo esa tú ultima mirada
que con la mía en el adiós se cruzaba
caricia que aún protege del frío
a mi cuerpo con su cálida llama…
.
Me pierdo en tus ojos cuando me alcanzan
¡dijeron tanto sin decir nada!
Nada hay que decir cuando se sabe
todo lo que el alma guarda…
.
Vuelvo a despertar silenciosa
me basta con saber que tu sombra
persigue a la mía hora tras hora
dándole la luz que le falta…
.
Y mío fue antes de la partida tu último aliento,
antes de ese último beso que ya convertí en evento,
de constantes ruegos y silenciosos rezos,
a ese dios lejano en el que no creo…
.
.
Galatea Santos®
Julio de 2012

1 comentario:

Verónica C. dijo...

Me alegra mucho encontrar tus versos, Galatea.
Eres poeta y grande.

Un beso fuerte