¿Qué cantan los poetas andaluces de ahora?
¿Qué miran los poetas andaluces de ahora?
¿Qué sienten los poetas andaluces de ahora?

Cantan con voz de hombre..
¿pero dónde los hombres?

..con ojos de hombre miran,
¿pero dónde los hombres?

..con pecho de hombre sienten,
¿pero dónde los hombres?

Cantan, y cuando cantan
parece que están sólos...

Miran, y cuando miran
parece que están sólos...

Sienten,..y cuando sienten
¡parecen que están solos!..

¿Es que ya Andalucía
..se ha quedado sin nadie?

¿Es que acaso en los montes andaluces
..no hay nadie?

¿Es que en los mares y campos andaluces..
no hay nadie?

¿No habrá ya quien responda a la voz del poeta?
¿Quien mire al corazón sin muros del poeta?

¡Tantas cosas han muerto..

que no hay más que el poeta!

¡Cantad alto!
..Oiréis que oyen otros oidos.

¡Mirad alto!
Veréis que miran otros ojos...

¡Latid alto!
..Sabréis que palpita otra sangre...

No es más hondo el poeta..
en su oscuro subsuelo, encerrado...
Su canto asciende a más profundo
cuando , abierto en el aire..,
ya es de todos los hombres...

Rafael Alberti

Tercer Encuentro

jueves, 27 de junio de 2013

Y nunca te pensé mujer perfecta.


                                  Y nunca te pensé mujer perfecta.

A mi esposa Ana.

Y nunca te pensé mujer perfecta,
después de una mañana de mercado,
de dar un recorrido por las tiendas
volvemos a los usos de costumbre,
mi libro, mi sillón y tu cocina.
Olores confundidos de pucheros,
de ollas, de sartenes, fritos, guisos;
si pones el trabajo, yo la boca;
si no te sale bien como protesto.
Me tienes rey señor acostumbrado
a todo lo que pido y todo es poco.
Atenta a mi salud aunque tu sufras
millones de inclemencias y dolores.
                        
Y nunca te pensé mujer perfecta;
maestra de cariño desbordante,
señora de mi vida y sentimientos,
amor de mis amores masculinos.
Tampoco yo me siento hombre perfecto;
que poco doy a cambio de tus mimos,
sin fuerzas que defiendan tu persona
de tantas agresiones como existen.
Te pida lo que pida me concedes
el cielo, el sol, el mundo por completo,
y yo como si nada; ni enterarme
que limpias mi sudor y mis flaquezas.

Así como si nada aconteciese
se pasan los momentos y los años
cuidando mi persona en demasía...
y nunca te pensé mujer perfecta.

Francisco de Miguel López ©.

                                       Madrid, 15.11.2000 

7 comentarios:

Setefilla Almenara J. dijo...

Este es un poema que he encontrado magnífico por el mensaje que traslada; el esposo honesto consigo y con la esposa, tras la reflexión. Me ha recordado mucho a un poema de Cortázar, bellísimo también y que se llama "Si he de vivir sin ti que sea duro y cruento" y que reflejé en mi blog en su día.

Un placer conocer tu poema, Francisco.

Saludos atentos
Setefilla

Amaya Martín dijo...

...un poema-AMOR, amor así...en mayúsculas, amor de saberse limitados e infinitos, y como tal y por ser así...amarse, siempre, sobrevolando todo...Un poema que versa la magia latente en el perfil más cotidiano de las relaciones humanas...Gracias por compartirlo, Francisco. Un abrazo inmenso

Azpeitia Aleph dijo...

Luces y sombras de la vida amigo Francisco que nos acompañan que aparecen y desaparecen como el sol caprichoso que nos invade...que bella reflexión de lo cotidiano, de lo que huele a cocido, fritura, pero que lleva tras sí todo el amor de una pareja que se ama sobre todas las cosas...enhorabuena por tus magníficos versos...un abrazo de azpeitia

Terly (Juan José Romero Montesino-Espartero) dijo...

Nunca nadie es perfecto, pero a veces se roza la perfecciòn, como es el casoo de este poema y este matrimonio. !Quièn pudiera estar tan cerca!...

Carmen Aguirre dijo...

Qué mejor para empezar tu andadura en el blog, que este poema de amor maravilloso y cotidiano, como el que nos ocupa. Nunca la pensaste mujer perfecta... pero le reconoces la perfección a través de este poema. Besos enormes mi Francisco.

MA dijo...

Siempre con la imperfección de la vida humana, en ella se encuentra con los años ...
Unión de amor perfecta ,para muchos afortunados en amores cogidos de la mano en el final del camino se es perfectos.... Son el uno para el otro...tal como son ...

Un abrazo de luz y feliz día.
MA.

Ángeles dijo...

Francisco, el amor que le tienes es tan maravilloso que se refleja en tu precioso poema.
Un fuerte abrazo